dissabte, 4 de maig de 2019

TALLER DE CONSTEL·LACIONS FAMILIARS




Quatre persones constel·len algun assumpte del seu present, i la resta de participants acompanyen els treballs des del respecte, ajudant a desplegar i integrar les imatges de solució dels treballs,
Per a més informació pots entrar dins la pestanya "constel·lacions" d'aquesta web.

diumenge, 10 de febrer de 2019

LAS RELACIONES DE DOMINIO - SUMISIÓN

Para que las relaciones entre iguales puedan orientarse hacia el bienestar se hace necesario que se de un equilibrio entre el dar y el recibir entre sus miembros, de manera que todos ellos sientan que dan suficiente y que reciben suficiente.
En una relación de dominio-sumisión encontramos una relación jerárquica donde el dominador se coloca en un lugar elevado y poderoso, y el sumiso se coloca en un lugar inferior, de dependencia, estando al servicio del dominador.

La persona dominante presenta un exterior de fortaleza, que puede asentarse en la fuerza física o en la fortaleza intelectual, necesita mostrarse al exterior bajo una imagen de seguridad, aunque interiormente acostumbra a sentirse frágil y vulnerable. En la infancia pudo vivir experiencias de abandono físico o emocional, de sometimiento o de abuso, o pudo sufrir una pérdida muy dolorosa y tuvo que aprender a sobrevivir en un entorno de carencia, hostilidad o severidad, donde no se sintió suficientemente protegido o respetado. En algún momento de su vida, para poder sobrevivir, decidió construir una coraza protectora a su alrededor, pero aunque ese cuerpo físico fue creciendo y fortaleciéndose, en el interior quedó un niño asustado que sigue necesitando un padre o una madre protectora que quizás no tuvo....

La persona sumisa establece relaciones de dependencia en las que ella se siente más pequeña y menos valiosa, acostumbra a tener una baja autoestima y busca la seguridad y la protección de la persona que ella percibe como fuerte y poderosa, para ganarse su aprecio se pone al servicio de ella y confunde el amor con la servidumbre y el sometimiento, perdiendo así su propia identidad. Probablemente en la infancia aprendió a complacer para recibir afecto y algo de reconocimiento, aprendió a silenciar sus deseos y necesidades para evitar dolor y sufrimiento, aprendió a conformarse con muy poquito y confundió el goce ajeno al que contribuía con el propio, y en su pequeñez e inseguridad en algún momento decidió que no podía sostenerse sola, que necesitaba la protección de alguna persona fuerte que la defendiera de los peligros del mundo exterior.

La persona dominante necesita de la sumisa y viceversa, ambas personas deciden quedarse en ese relación, al menos durante un tiempo. La dominante necesita que la sumisa le cuide, le obedezca, le admire, le alague.... así calienta el corazón del niño herido, abandonado o desprotegido. La persona dominante teme perder estos privilegios, teme terriblemente al abandono ,y puede recurrir al maltrato físico y/o psicológico para asegurar la permanencia y el sometimiento de la persona sumisa, si ésta última cree que no tiene apenas valor se sentirá agradecida por la compañía y la protección de la persona dominadora. La persona sumisa puede justificar y hasta creerse merecedora del maltrato recibido, incluso puede minimizarlo delante de otras personas.

La persona dominante puede llegar a pensar que la sumisa le pertenece, y la sumisa puede pensar que no puede vivir sin la "protección" de la primera. Estos son desórdenes relacionales que impiden el crecimiento personal de sus miembros y llevan al empobrecimiento personal y de la relación.
Aquel que es dominante acostumbra a desear que la relación se mantenga en esos términos, mientras que el sumiso, con el paso del tiempo, puede desear liberarse  y puede llegar a pedir ayuda externa para ello, pero le cuesta tomarla pues  teme ser represaliado por ello por la persona dominante.
El salir de una relación de dominio - sumisión es una oportunidad de crecimiento y desarrollo personal para ambos miembros, sobretodo si toman conciencia del desequilibrio de la misma, ello implica mirar al niño interior que llevan dentro y tomar conciencia del propio trauma de infancia. La manera en que ese niño consiguió sobrevivir al trauma tiene que ver con la relación de dominio -sumisión. Es necesario que la persona tome conciencia también de su parte sana y que esa parte sana sostenga  al niño herido, para conseguir esta transformación puede ser necesario el acompañamiento terapéutico.

dissabte, 8 de desembre de 2018

"ESTOY RARA" O SALIENDO DE LA NUBE GRIS...



Con su habitual sentido del humor Paloma Jiménez y Angela Conde nos permiten reflexionar entre risas y carcajadas sobre la fidelidad que de manera más o menos consciente mantenemos con el sufrimiento y el sacrificio, como si el goce y el difrute personal fuera el fruto prohibido que no nos fuera permitido tomar. Este es el primero de una serie  de cuatro capítulos que podéis encontrar en You Tube.
Os invito a reflexionar sobre el derecho fundamental de las mujeres a gozar de nuestro cuerpo y de nuestra vida orientándonos hacia el propio bienestar personal.
Durante generaciones y generaciones las mujeres nos hemos entregado al servicio y al cuidado de la vida de los demás, este es un don que también necesitamos reorientar hacia nosotras mismas, hacia el autocuidado y hacia la satisfacción de las necesidades y deseos personales. Creo que éste es el mayor homenaje que podemos hacer a nuestras antecesoras, a todas aquellas mujeres que han hecho posible que hoy nosotras tengamos la vida, así todos sus esfuerzos habrán valido la pena. También es un regalo para nuestras hijas, les abre nuevos caminos de exploración y conquista personal y grupal. Las mujeres merecemos la alegría y el goce en nuestras vidas, y así también podemos engendrar, parir y cuidar de la vida con la misma actitud amorosa y gozosa.

dijous, 20 de setembre de 2018

COM AFECTA L'ARRIBADA DEL PRIMER FILL A LA RELACIÓ DE PARELLA

La relació de parella acostuma a ser prèvia a l'arribada del primer fill. La parella es constitueix, els llaços es van estretint, es planteja i s'explora la convivència i després, de manera més o menys conscient, s'engendra el primer fill.

El període de gestació, part i postpart acostuma a posar en primer lloc a la diada mare-fill, de manera que la diada home-dona queda considerablement afectada, sobretot si la dona decideix fer lactància materna. Aquest nou ordre necessita ser integrat per tots els seus membres, de manera que l'home passa d'estar col·locat al costat de la dona, a estar col·locat al darrera d'ella, mentre la dona sosté a la criatura. Col·locar-se a darrera vol dir atendre les necessitats de la dona i de la logística familiar, per tal de protegir la bombolla mare-fill, i crear així un ambient de confort que asseguri el benestar del nadó.


La nova posició de la dona acostuma a activar-se de manera bastant natural i biològica, hi ha una intuïció o  un instint matern que s'activa en relació amb la seva cria. La posició de l'home és més complexa, hi ha homes que poden sentir-se desplaçats, destronats, ja que l'atenció i el desig de la dona s'orienta tot sovint cap al nadó, inclús la líbido de la dona pot veure's disminuïda, i el mascle pot sentir que la femella no està per ell.  Aquesta reordenació requereix de temps, paciència i comprensió per ambdues bandes i, per anar bé, hauria de ser transitòria. En aquesta etapa es fa del tot necessària la comunicació empàtica entre ambdós membres de la parella, ja que el més important per a la seguretat i l'estabilitat del nadó és que els pares es mantinguin units, això li assegura a ell un bon sosteniment.

Amb el pas del temps, conforme el nadó va conquerint la capacitat per  desplaçar-se tot sol, per ingerir aliments sòlids, per establir vincles emocionals amb d'altres persones.... és convenient que la dona es permeti delegar amb confiança la criança del seu fill en altres adults qualificats, en primer lloc el pare, sabent que, malgrat ho facin a la seva manera, aquest contacte i aquesta relació serà del tot beneficiosa per a l'infant, i li permetrà obrir-se al món que l'envolta. Si la mare es resisteix a realitzar aquest trànsit de manera gradual i té una mirada i una dedicació excessiva vers a l'infant, pot passar que a l'home el vagi envaint un estat d'enfado que el pot portar a ser molt crític amb les estratègies educatives de la mare, que ell pot veure com massa permissives i sobreprotectores, mentre que ell, per compensar la balança, es pot decantar per estratègies educatives massa autoritàries i rígides. Si aquesta situació es cronifica la parella es va distanciant, i es va creant una aliança mare-fill que no és gens desitjable per al bon desenvolupament emocional de l'infant. Cal que tant el pare com la mare puguin oferir acollida i estructura (límits) al seu fill.

Cal anar recuperant de manera gradual l'ordre preestablert, cal que l'home es torni a col·locar al costat de la dona, i cal que la dona ho permeti i ho afavoreixi, que la sexualitat torni a vincular a la parella tot obrint-la de nou al plaer i al desig. A poc a poc el nadó, que es va convertint en nen, podrà anar donant més espai a la mare. Aquesta mare també és companya i dona, i cal que  doni els permisos i l'espai necessari perquè el fill pugui fer aquestes conquestes personals.
La nutrició que flueix del pare cap al fill és del tot necessària, i cal que la dona li respecti la manera com ell ho fa, i viceversa.

El nou ordre és el que col·loca a l'home i a la dona units a darrera del fill, i col·loca al fill a davant dels pares, mirant tots cap endavant, cadascun orientat cap al seu present i al seu futur. L'infant té l'esquena protegida i sap que es pot recolzar sempre que ho necessiti. I la parella conté els dos pilars de sosteniment de la família.


dissabte, 28 de juliol de 2018

CUANDO LAS MUJERES APRENDEMOS A SOLTAR...

La psicología femenina está biológicamente predispuesta para la acogida y el cuidado. Nuestro útero concibe y engendra la nueva vida, la nutre, la mece, le da calor y la hace crecer en su interior.
Nuestra cultura durante siglos ha educado a las mujeres para estar al servicio de la vida, no sólo de la nueva vida, sino también de la familia de origen y de las profesiones de ayuda.

Tenemos las mujeres una intuición especial, potenciada por la educación recibida,  para percibir las necesidades ajenas, para anticiparnos en su satisfacción, sin esperar ni tan siquiera a recibir el pedido del Otro. Esta actitud de ayuda nos lleva a cargarnos con innumerables tareas, a atender diferentes asuntos de manera simultánea o encadenada... y aunque a menudo lo hacemos con gusto, ya que hemos aprendido a obtener satisfacción con ello, podemos llegar a un estado de agotamiento físico y mental, que con los años nos acaba pasando factura....

Al mismo tiempo a menudo tenemos dificultad para pedir, no nos han educado para ello, y fantaseamos con que los demás, sobretodo la pareja, adivinen nuestras necesidades y deseos y traten de satisfacerlos, así como hacemos  nosotras intuitivamente con los deseos de los demás. Pero esta supuesta satisfacción no acostumbra a suceder... la mayoría de hombres no tienen nuestros "poderes adivinatorios", ya que la psicología femenina es bastante diferente a la masculina.

Aprender a soltar nos hace bien a las mujeres, no alivia, nos libera, nos permite ocuparnos de nosotras mismas. Este soltar los asuntos ajenos también dignifica al Otro, le permite tomar sus propias responsabilidades, y así yo, mujer, dejo de ser imprescindible, puedo salir de ese lugar de grandeza y ocuparme de lo mío. Para hacer esto es del todo necesario pagar el precio, el precio de sentirme culpable por no rescatar al Otro, ese es el desgarro, esa es la herida, ese es el aprendizaje. También es imprescindible que respete la manera como el Otro asume las tareas que yo libero, sin pretender que las ejecute de la misma forma en que yo las llevaría a cabo, ya que si no quedaría sometido a mi juicio y criterio, y desde este lugar de sometimiento no podría tomar su fuerza y su dignidad.

Aprender a pedir de manera consciente y comprometida, concretando al máximo mis demandas me permite equilibrar la balanza, apoyarme en el Otro, ésto nos dignifica a ambos y posibilita que la relación sea de igualdad, cuando se trata de adultos. En el caso de los hijos también podemos pedirles, en función de su edad y capacidades, que contribuyan al bienestar familiar.
El orden y el equilibrio en las relaciones humanas es del todo imprescindible para conseguir la armonía y el bienestar personal.

dimecres, 6 de juny de 2018

ENTRE LA DEPRESIÓN Y LA ANSIEDAD: UN PRESENTE PLENO

En el camino del vivir voy transitando etapas y voy construyendo mi biografía personal. Si miro hacia atrás me encuentro con el pasado, con lo ya vivido y explorado, y si miro hacia delante me oriento hacia el futuro, hacia todo aquello que todavía no he alcanzado y me es desconocido.

Cuando miro de manera insistente hacia el pasado me centro en el recuerdo, que puede estar teñido de añoranza, o de dolor, o de gratitud.... el deseo o el anhelo de lo que fue y que ya no es me puede llevar a la nostalgia y a la tristeza, y si esta última se hace muy acusada me puede llevar a la depresión.

La depresión me permite recogerme, retirarme del mundanal ruido, pero mi energía vital es tan baja que me oriento hacia la oscuridad, hacia el vacío, hacia la muerte. Desde esta posición no puedo construir, sólo sobrevivir. Si miro y me enfoco hacia atrás no puedo caminar hacia delante, y así el presente se hace pesado e insostenible.

Cuando de manera insistente miro hacia delante sin poder gozar del momento presente a menudo es el miedo el que me impulsa a hacerlo, necesito anticipar lo que va a suceder, necesito estar preparado para ello, evitar la sorpresa o estar desprevenido. Si el miedo se hace muy acusado me puede llevar a la angustia y a la ansiedad.

La ansiedad me impide vivir las experiencias presentes desde la serenidad y la calma, me lleva a estar en un estado de alerta permanente  y mi sistema nervioso se dispara, puedo tener dificultades para dormir, para tomar decisiones, para concentrarme en las tareas de la vida cotidiana...

La resolución está en el presente, en el aquí y ahora, en lo que me está sucediendo a cada instante. Necesito tomar mi pasado, decir sí a lo vivido y asentarme sobre todo lo explorado, mi experiencia viene de allí. Todo lo vivido ha valido la pena, aunque a veces hubiera preferido otro itinerario más liviano, o más colorido, o más tranquilo y segurizante .... Vengo de ese lugar y lo tomo.

Necesito situarme en el presente y apoyarme en él, es el único que existe, el único real. Es importante que pueda entregarme a él desde la conciencia, la sensorialidad y el compromiso, es el único lugar donde puedo agarrarme y donde puedo construir y crear, es la oportunidad que me es dada y que merece la pena ser tomada.
Y por último es necesario que me oriente hacia el futuro próximo, que mire hacia delante para ver los obstáculos del camino y para poder aprovechar las oportunidades que me muestra y que yo escojo. Así me hago responsable de mi vida y la tomo con gusto, y así la agradezco, le doy valor y la pongo al servicio de la Vida y del Amor.

diumenge, 4 de març de 2018

EL DESORDEN EN LA HABITACIÓN DEL HIJO ADOLESCENTE

El desorden y el caos están en el origen de cualquier acto creativo, en el caos están todos los ingredientes para poder crear un proyecto, una obra, sólo hay que seleccionarlos, armonizarlos y crear un nuevo orden entre ellos, y eso lleva su tiempo...

El niño toma de la familia valiosas semillas que los papás y las mamás entierran amorosamente en su interior, con el deseo que todas esas creencias y valores le acompañen durante su vida y le permitan crecer con fortaleza y seguridad, nutriéndose también de las relaciones con su entorno.

Durante la adolescencia, los niños y niñas ya crecidos necesitan  interrogarse sobre todo lo recibido hasta entonces para poder crear su propio semillero, su propio estilo de vida, y eso lleva un tiempo... Así que necesitan ponerlo todo patas arriba, cuestionar e incluso oponerse al modelo familiar, es la manera que tienen de separarse de papá y mamá para poder conquistar la propia autonomía personal, para poder integrarse más tarde al mundo de los adultos con una identidad propia.

La habitación del hijo adolescente es un reflejo de este proceso de transformación interior, el desorden que impera nos habla de cómo se siente él interiormente, "en reformas"... El adolescente necesita crear un nuevo orden, un orden propio y personal, auténtico.

Es necesario que los padres aceptemos este desorden como una etapa evolutiva en el desarrollo de nuestro hijo, y que no nos desesperemos ni lo tomemos como una provocación o ataque personal. Todas las semillas que hemos plantado durante la crianza de nuestro hijo siguen en su interior, y es importante que confiemos que él o ella las sabrán tomar cuándo y cómo las necesiten, y que quizás algunas de ellas permanecerán enterradas por largo tiempo...

El adolescente necesita apartar a mamá y a papá para demostrarse a sí mismo y a nosotros que puede caminar solo. Es importante que nosotros internamente nos alegremos, y que de manera gradual y progresiva vayamos dando los permisos para que él o ella hagan sus exploraciones y sus conquistas. El desorden de la habitaciónes un indicador de  que todo marcha bien...de que el proceso de independencia ha empezado.

dilluns, 18 de desembre de 2017

LA MIRADA D'ACOLLIDA I DE RECONEIXEMENT EN EL GRUP

Quan arribo a un grup nou, a una nova feina, a una nova activitat... necessito fer-me un lloc entre els meus iguals, necessito pertanyer, sentir que formo part del nou agrupament sense haver de renunciar a una part de la meva identitat personal.. Per tal de poder conquerir el benestar en el grup necessito poder comptar amb el meu espai... Aquesta és una conquesta que depén tant de mi com de la resta de membres del grup.


Si sóc l'últim d'arribar al grup cal que que sigui humil i respectuós amb tot el que el grup ha construït abans de la meva arribada, ja que té una història pròpia de la qual jo no formo part. També és del tot necessari que el grup m'aculli i em reconegui a través de la mirada i de l'actitud dels seus membres. El meu respecte dignifica al grup, i la seva bona mirada em dignifica a mi. D'aquesta manera jo puc fer les meves aportacions al grup i també em puc nodrir d'ell, i en aquest intercanvi trobem un equilibri mutu on els vincles i les relacions interpersonals s'enforteixen i els objectius grupals es poden assolir amb major plenitud. Quan la xarxa dels grup acull als seus membres el benestar s'instal·la i tots sortim beneficiats.


Aquest és l'ideal, però sovint l'arribada a un nou grup no és fàcil, el grup té els seus líders i les seves normes, que tenen la funció de protegir al grup de possibles agressions externes. El nou vingut, a vegades, es pot viure com una amenaça per alguns dels seus membres, llavors pot ser rebut amb recança i se'l pot posar a prova, per tal de determinar si les seves actituds posen en perill l'equilibri i l'estabilitat del grup. Aquest és un mecanisme sa de supervivència del grup, sempre i quan no es donin situacions d'abús o de menyspreu.

L'arribadada de nous membres també pot ser una oportunitat de creixement grupal. El grup està en un procés continu de transformació, i l'entrada i la sortida de membres contribueix a aquest procés vital. Hi ha grups que amb el pas del temps acaben disolent-se, i deixen lliures als seus membres per tal que puguin continuar explorant noves relacions en altres agrupaments amb nous objectius. Cal tenir cura del grup mentre està viu i és actiu, i cal deixar-lo anar quan arriba  a la seva fi, encara que en el meu record sempre estarà viu.

divendres, 22 de setembre de 2017

OCUPANDO MI LUGAR EN EL GRUPO

El primer lugar que ocupo en el mundo es el de nacimiento, ocupo un lugar en mi familia de origen, entre mis hermanos, apoyado en mis padres y precedido por mis ancestros. Ese lugar es el punto de partida. Este es un lugar de nutrición y de sostenimiento que me equipa para hacer mis conquistas personales en el mundo exterior, donde también necesito ocupar un lugar.


Necesito ocupar un lugar propio en la escuela, en el grupo de amigos, en el trabajo, en la comunidad de vecinos, en la cola del supermercado... Estos lugares me permiten mostrar mi individualidad y decir "soy uno de vosotros y tengo una identidad propia, y necesito ser reconocido y respetado por vosotros en el lugar que ocupo". Esta es una posición de dignidad, y desde ella  puedo formar parte del grupo, puedo dar y recibir, puedo crecer y realizarme como individuo, y puedo ayudar y dar soporte a otra persona, al grupo, a la organización....


¿Qué sucede cuando no me siento reconocido por el grupo?, ¿cuando no tengo un lugar de dignidad y respeto o cuando me siento invisible?..... Esta es una posición de desequilibrio que me puede enfadar, entristecer, desvitalizar, indignar, paralizar.... dependerá de mi estructura de carácter, pero en cualquier caso es un lugar de malestar, de incomodidad, desde allí me puedo orientar hacia la supervivencia, pero difícilmente puedo ir hacia el bienestar y la abundancia.

Desde la aceptación de la situación de desequilibrio que me trae la vida puedo reorientarme hacia la luz, hacia el bienestar personal conectando con mi fuerza vital y con el merecimiento de una buena vida. Puedo movilizar mis recursos personales para pedir ayuda, para  alejarme de la situación de abuso, para reivindicar mi espacio personal... 

Cuando en el grupo cada uno ocupa un lugar de bienestar la energía fluye, los proyectos se sostienen y dan fruto, los individuos se sienten realizados y el grupo o la organización se fortalece, mientras que  las situaciones de desorden  y exclusión dificultan el desarrollo sano y equilibrado tanto del grupo como del individuo.

divendres, 30 de juny de 2017

ENTRE LA INVISIBILIDAD Y EL PROTAGONISMO

La necesidad de seguridad y de protección es propia a la especie humana, esta búsqueda me lleva mucha energía ya que garantiza mi supervivencia y calma mi angustia profunda.

Hay personas que para sentirse suficientemente seguras y protegidas apuestan por la invisibilidad, tratan de pasar desapercibidas, de no llamar la atención, así evitan los supuestos peligros y se alejan de los conflictos, las disputas, las amenazas... En la sombra,  se sienten a salvo. Y pagan el precio, en la vida siempre se paga un precio,  desde la distancia observan experiencias, relaciones, vivencias, acontecimientos... convirtiéndose así en observadores de la vida de los otros. Esta es una manera de quedarse en la vida.


Otras personas, para sentirse seguras y protegidas,  optan por el escenario y los focos, necesitan ser continuamente vistas y escuchadas, llamar la atención de los demás, sentirse los protagonistas de cada escena vivida. De esta manera evitan la angustia de abandono, de pérdida, de anonimato... En el protagonismo se sienten a salvo. Y también pagan el precio, el desgaste energético de estar en la acción incesante, la decepción cuando el público saturado necesita mirar hacia otro lugar... Si me ven, exito... si me escuchan, existo... si me            siguen, existo.... y si me quedo solo entro en una angustia de profunda desesperación.

Y la mayoría de nosotros nadamos entre estas dos aguas, teniendo más tendencia a orientarnos hacia una de las dos orillas, hacia aquella donde siento que mi angustia vital disminuye. Esa angustia tiene que ver con mi propia biografía y con el legado de creencias familiares de mi familia de origen. Y la intención siempre es buena, es la de sobrevivir y quedarse en la vida.