dissabte, 21 de gener de 2012

Las emociones son el combustible de la vida

Las emociones pueden llegar a ser muy perturbadoras, pueden distorsionar nuestra visión del mundo y aniquilar nuestra capacidad de vivir. Por ejemplo el miedo nos paraliza y nos impide avanzar, y la rabia puede ser destructiva para nosotros y para nuestro entorno.
Por eso muchas veces negamos nuestras emociones y intentamos vivir al margen de ellas. Pero esto solo nos lleva a vivir divididos,  una parte de nosotros mismos está disociada de otra. Podríamos decir que se disocia el cuerpo del pensamiento y la voluntad. Sin embargo podemos observar los mensajes del mundo emocional en el cuerpo a través de tensiones, dolores físicos y otras formas de somatización.
¿PODEMOS IMAGINAR QUE SERIA VIVIR SIN ESTA FRACTURA INTERNA?
Personalmente pienso que, en realidad, las emociones son el combustible de la vida, y cuando una persona siente sintonia entre su mundo emocional y su pensamiento y voluntad, la capacidad y el goce de  hacer crecen de forma exponencial.
Para que esto sea posible hemos de permitir que las emociones afloren, y después saberlas gestionar. Por eso es tan importante que en la educación se hable y se consideren las emociones. Podemos imaginar muchas formas de pedagogía y estilos de enseñanza pero todos tendrían que tener en común el hecho dar espacio para la expresión y la gestión de las emociones.
El vídeo que os presentamos esta dividido en tres partes:

Para encontrar más información y reflexiones sobre la educación emocional en la escuela os recomiendo visitar el blog de M. Teresa Abellán Pérez.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada