diumenge, 22 d’abril de 2012

Dar paso a la mente inconsciente potencia la creatividad

Si queremos fomentar la creatividad tenemos que arriesgarnos a dar paso a la mente inconsciente. 
  • ¿Pero qué es la mente inconsciente?
En realidad nuestra mente procesa una cantidad enorme de información de la que sólo un porcentaje muy pequeño llega al consciente. Para entenderlo mejor veamos dos ejemplos:
  • Un hombre y una mujer caminan por una calle comercial. Al final del recorrido les preguntan qué tipo de tiendas han visto en la calle. El hombre dice que había sobre todo tiendas de electrónica, de telefonía móvil,  bares y restaurantes, y algunas tiendas de ropa. La mujer dice que había muchas tiendas de ropa y de perfumería, algunas de telefonía móvil y restaurantes.  No han caminado por calles diferentes, pero han visto cosas diferentes y es que su atención, es decir su consciente, sólo se ha dirigido a algunas tiendas.
  • Las cámaras gravan una jugada emocionante de una final de baloncesto y mientras el jugador encesta la pelota por detrás pasa un oso. Les preguntamos a los espectadores si han visto el oso y sólo unos pocos se han percatado. La atención estaba dirigida a la jugada y el consciente no ha registrado el oso, aunque en las imágenes era evidente que se veía.
La conclusión es que  nuestra mente tiene mecanismos inconscientes para decidir qué es importante y qué no lo es, es decir hay una parte de la información que se queda en el fondo y otra que toma forma. Si buscáis por Internet encontraréis muchas imágenes que juegan con esta característica de la mente, y también lo usan mucho los ilusionistas para realizar su trucos de magia.

 Todo este proceso mental está muy bien para no ahogarnos en un exceso de información, pero cuando se trata de ser creativos tenemos que dejar paso a todo nuestro potencial mental y dejar que afloren, sin censuras, todas las ideas. Por eso la mayoría de las técnicas de creatividad se basan en:
  • Estados de semiconsciencia. Entre dormido y despierto, o justo al despertarse.
  • Asociación libre de ideas.
  •  Relajación.
  • Expresión libre sin censuras, ni miedos.
  • Y en general cualquier técnica que permita aflorar el inconsciente.
Por ejemplo Edison se invento una técnica que utilizaba cuando quería buscar una solución a un problema. Se estiraba en un dibán, pensando en el problema y tenía  las manos extendidas hacia afuera sujetando una bola en cada mano. Entonces se relajaba hasta que se dormía y en ese momento la bola caía de su mano, de forma que el ruido le despertaba. Justo en ese momento escribía todo lo que le pasaba por la mente.

Para ser creativos en nuestra vida cotidiana no es necesario recurrir a técnicas concretas, pero sí estar abierto a mirar las cosas de forma diferente y a dejar aflorar el inconsciente.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada