dissabte, 12 de maig de 2012

Confiar en la curiosidad innata para aprender

" En cuanto has enseñado algo a un niño le has impedido que aprenda"
Está es un frase que puede sonar demasiado dura, pero refleja un cambio profundo en la manera de entender el aprendizaje. Significa confiar en que las personas están biológicamente preparadas para aprender a través de su propia curiosidad. De la misma forma que no es necesario enseñar a hablar a un niño, basta con sumergirlo en un ambiente en el que el habla es un recurso habitual, podemos hacer lo mismo para todos los aprendizajes. El trabajo del educador no sería enseñar sino crear un entorno rico en posibilidades, donde el alumno se sienta rodeado de estímulos y confiar que su curiosidad natural para buscar. Sé que resulta difícil confiar en este motor interno de la persona, porque hemos sido educados en un modelo completamente opuesto, pero nos hemos de dejar guiar por nuestra intuición.
Las formas de crear un ambiente estimulante pueden ser muchas y dependen del educador, basta con mantener el principio de no querer enseñar sino estimular las preguntas y la curiosidad y permitir que el alumno sea protagonista del proceso.


Cap comentari:

Publica un comentari