dimecres, 2 de maig de 2012

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿XQ? ¿XQ? ....

Los niños pasan por una etapa en que preguntan de forma ingenua el porque de todo, y cuando les contestas vuelven a cuestionar el porque de la respuesta. Es su forma de conocer el mundo y lo hacen desde una espontaneidad total, sin ningún tipo de censura o filtros, al menos al principio.
Para ser creativo tenemos que recuperar esa ingenuidad y cuestionarlo todo, sin dar nada por supuesto y escapando de las ideas preconcebidas.
  •  ¿Por qué esto se hace de este modo?
  • ¿Por qué hay que hacerlo así?
  • ¿Existen otras maneras?
Debemos cuestionar incluso la popular expresión: "Si funciona, no lo toques". Porque incluso la cosas que funcionan pueden mejorarse, por ejemplo:
  • Yo para rebozar el pollo primero ponía la carne en huevo y luego le añadia el pan. Daba por supuesto que era el orden más natural. Pero alguien me sugirió hacerlo al revés y descubrí que el resultado es mejor.
Las razones por las que hacemos las cosas siempre igual, sin plantearnos otras posibilidades pueden ser muy diferentes:
  • Por tradición. Por ejemplo los taxis de Londres fueron diseñados para que pudiera entrar una persona con sombrero de copa, y aunque hace tiempo que esta necesidad desapareció se ha seguido manteniendo el mismo modelo.
  • Por continuidad histórica. Cuando se diseñaron los aviones se partió de los conceptos previos que se habían aplicado en los trenes que ya existían, pero hay muchas cosas que se podrían haber diseñado más eficiente para el avión.
  • Por pereza. El esfuerzo de buscar e implementar nuevas formas requiere esfuerzo y a veces preferimos dejar las cosas como están. 
  • Para no enfrentarnos con las resistencias de los demás, e incluso las propias. Por ejemplo Darwin escribió su famoso tratado de la evolución de las especies y lo tuvo cerrado en un cajón mucho tiempo hasta que hizo acopio del valor suficiente para presentarlo a la sociedad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada