dijous, 21 de juny de 2012

CUANDO LA VIDA NOS EMPUJA HACIA DELANTE....

El río de la Vida nos lleva, a menudo nos empeñamos en resistir, en protestar, en quejarnos, en sentirnos víctimas.... pero la Vida no escucha, la Vida simplemente va. ¿Qué me está trayendo la Vida en este momento?, ¿qué está poniendo ante mis ojos, ante mi corazón, ante mi alma?... La Vida es más sabia y más poderosa, más grande.... ella trae y yo tomo.

Si confío amplío mi mirada, si me entrego en lo que hago me dejo nutrir por la Vida. La Vida me cuida, es una frase que a menudo me repito, aunque no alcance a entender lo que la Vida me trae. Si me llega amor y alegría, me entrego, lo disfruto con agradecimiento, si el episodio es doloroso, de pérdida, me entrego también, lo atravieso, confiando que al final del túnel siempre hay luz. La pérdida, la muerte, deja lugar para lo nuevo, para lo que ha de venir, aunque no pueda entenderlo. Superar dificultades me permite sostenerme sobre mis pies, reconstruirme, redescubrirme, transformarme,... En la transformación está la Vida, nada permanece, no puedo aferrarme al pasado, o al presente inmediato deseando que se mantenga. La Vida es un presente absoluto, aquí y ahora, nada más, lo demás son estrategias de la mente para crearme una falsa seguridad fruto de mi necesidad de controlar, de retener. 

Si pude superar la adversidad, seguro que crecí, y utilizo esa fuerza vital para alimentar y nutrir la Vida, la mía y la de otros seres vivos. La tristeza me lleva al recogimiento, a la introspección, a revisar lo que sucedió.... y está bien que así sea, es un paréntesis de quietud que me permite reorientarme. En la tristeza estamos de paso... y es bueno que permanezcamos el tiempo suficiente, para mirar lo que necesita ser mirado. Y luego volvemos a la Vida, a la acción, a la escucha, a la risa, a la sorpresa, a la duda, a la fortaleza, a la serenidad, a la admiración... 


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada