dissabte, 1 de juny de 2013

Pasar de víctima a actor protagonista de mi vida. EMPODERARSE

Yo trabajo como profesor de secundaria, y en ese entorno vivo de primera mano una gran contradicción. Por una parte mi trabajo es educar, y yo entiendo que eso significa acompañar a los alumnos para que descubran y desarrollen sus potenciales, reconozcan sus necesidades y aprendan a buscar caminos para desarrollarlas en su entorno. Yo sólo estoy transitoriamente en el papel de educador y es cada persona la que debe tomar el poder de su vida y conducirla.
En lugar de esto me doy cuenta que en el sistema educativo limita la autonomía y capacidad de autoregulación de los alumnos y se les dice qué deben hacer y qué deben aprender, sin tener en cuenta su propia autonomía. Se insuflan conocimientos, sin saber si para la persona son significativos, y sin tener en cuenta su estado emocional. Y todo bajo la premisa de que se hace por su propio bien.

Y esto no es algo que pase sólo en la enseñanza, sino que es una pauta social generalizada, se nos trata con poco respeto, como si no supiéramos qué necesitamos, y lo peor es que la mayoría de las veces es así porque nosotros nos hemos situado como víctimas y queremos que nos cuiden. En realidad está es una pauta de comportamiento que muchos de nosotros aprendimos cuando apenas teníamos un año o menos, y llorábamos para recibir el cariño de mamá, que no siempre llegaba.

Todo este cúmulo de experiencias nos lleva a sentirnos víctimas, objetos casi pasivos del entorno, convencidos de que no puede ser de otra forma; pensando que las cosas son así y no pueden ser de otra forma.
Yo me he sentido así muchas veces, zarandeado por el entorno. Últimamente he descubierto que soy yo el que mira el mundo desde ese punto de vista, que he integrado una creencia interna de ser víctima. Y para que esto sea diferente no es necesario que cambie el mundo, ni que haya una revolución pedagógica, es suficiente con que yo cambie mi mirada, tomando desde mi ser el poder de vivir, sin sentirme condicionado por cómo me gustaría que fueran las cosas.
EL PODER ESTA DENTRO DE CADA UNO.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada