diumenge, 1 de març de 2015

DE LOS HIJOS DESEADOS A LOS HIJOS REALES...

La concepción y la gestación de un hijo  implica, en paralelo, darle un lugar en el imaginario. El hijo es creado desde el cuerpo, y es pensado e imaginado  en un lugar de la mente, siendo ésta un capacidad exclusivamente humana...
Desde mi imaginario, se activa mi deseo, mi ilusión, mis miedos.... y poco a poco voy poniendo expectativas en esa personita que tiene buena parte de su origen en mi.

Este proceso de "hacer espacio" y "dar lugar" al nuevo Ser, antes de su nacimiento, es imprescindible para mi equilibrio mental y emocional, como padre o madre, y también para el del bebé que está por nacer...
Cuando mi hijo nace, de manera progresiva, se va produciendo un nuevo ajuste que es del todo necesario para el bienestar de ambos...: El hijo deseado e imaginado, aquél que abrió camino al hijo real, al de carne y hueso, ha de dejar paso a éste último, le ha de hacer espacio, se ha de inclinar ante él. De esta manera, el papá y la mamá dicen SI a la Vida, de la manera que ésta decide expresarse, tomándola como se muestra... Así pueden mirar, escuchar y sostener al hijo que la Vida les trae, al hijo real. Es importante que, al sostener a mi hijo, lo vea realmente a él, y no al niño que yo fui o al niño que me hubiera gustado ser... Así tomo mi biografía y me hago cargo de ella, y dejo libre a mi hijo para que él pueda construir su propio camino..., y yo le acompaño: Él guía, sigue su motor interno, y yo me ajusto a sus necesidades y le proporciono un entorno de seguridad física y afectiva para que él pueda desplegarse y hacer sus conquistas.

Cuando miro al hijo real, al que me ha regalado la Vida, es importante que en mi mirada y en mis palabras, mi hijo pueda sentir que él es un Ser bello, original y perfecto, que llevo en mi corazón con orgullo, amor y respeto. 
Todos los hijos e hijas del Mundo desean que sus padres se sientan orgullosos de ellos, y necesitan sentirse amados y respetados , de allí toman el permiso y el sostén para desplegarse en la Vida y hacer sus propias conquistas. Y siempre vale la pena...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada