diumenge, 6 de març de 2016

EL EQUILIBRIO EMOCIONAL COMO FENÓMENO DINÁMICO

En mi vida diaria necesito conquistar un cierto equilibrio emocional que me permita transitar las diferentes situaciones de la vida cotidiana. Este equilibrio tiene que ver con permitirme fluir y transitar de un estado emocional a otro en función de la vivencia de cada momento. No conviene que me instale en la alegría, o en la tristeza, o en el miedo, o en el enfado.... Lo importante es que cada estado emocional aparezca de manera espontánea, en relación con la vivencia presente, y me permita masticar, digerir e integrar en el cuerpo y en la mente aquello que acabo de vivir y que, a partir de ese momento, pasa a formar  parte de mi biografía.

Todo el abanico de emociones es como una despensa que me abastece y me permite transitar y desplazarme de manera armoniosa y no traumática de una vivencia a otra. Es como un delicado hilo de coser con el que voy uniendo la vivencia anterior con la presente, y la presente con la inmediatamente posterior...

El equilibrio emocional es dinámico, no estático, no se trata de conquistar ni instalarme en un estado emocional deseado,  ni en conseguir ni instalarme en un punto intermedio entre los diferentes estados. El bienestar emocional tiene que ver con el movimiento, con el tránsito, con poder fluir de manera natural y armoniosa entre las emociones y los sentimientos, ajustándome a las necesidades personales del aquí y ahora, de la experiencia presente. Como el dinamismo de la respiranción, o del ciclo sueño-vigilia....

El equilibrio está formado por desequilibrios parciales que se compensan entre sí de manera dinámica. La Vida es continuo movimiento y transformación constante, no puedo frenarla ni detenerla, la Vida va...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada