divendres, 30 de juny de 2017

ENTRE LA INVISIBILIDAD Y EL PROTAGONISMO

La necesidad de seguridad y de protección es propia a la especie humana, esta búsqueda me lleva mucha energía ya que garantiza mi supervivencia y calma mi angustia profunda.

Hay personas que para sentirse suficientemente seguras y protegidas apuestan por la invisibilidad, tratan de pasar desapercibidas, de no llamar la atención, así evitan los supuestos peligros y se alejan de los conflictos, las disputas, las amenazas... En la sombra,  se sienten a salvo. Y pagan el precio, en la vida siempre se paga un precio,  desde la distancia observan experiencias, relaciones, vivencias, acontecimientos... convirtiéndose así en observadores de la vida de los otros. Esta es una manera de quedarse en la vida.


Otras personas, para sentirse seguras y protegidas,  optan por el escenario y los focos, necesitan ser continuamente vistas y escuchadas, llamar la atención de los demás, sentirse los protagonistas de cada escena vivida. De esta manera evitan la angustia de abandono, de pérdida, de anonimato... En el protagonismo se sienten a salvo. Y también pagan el precio, el desgaste energético de estar en la acción incesante, la decepción cuando el público saturado necesita mirar hacia otro lugar... Si me ven, exito... si me escuchan, existo... si me            siguen, existo.... y si me quedo solo entro en una angustia de profunda desesperación.

Y la mayoría de nosotros nadamos entre estas dos aguas, teniendo más tendencia a orientarnos hacia una de las dos orillas, hacia aquella donde siento que mi angustia vital disminuye. Esa angustia tiene que ver con mi propia biografía y con el legado de creencias familiares de mi familia de origen. Y la intención siempre es buena, es la de sobrevivir y quedarse en la vida.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada