diumenge, 4 de març de 2018

EL DESORDEN EN LA HABITACIÓN DEL HIJO ADOLESCENTE

El desorden y el caos están en el origen de cualquier acto creativo, en el caos están todos los ingredientes para poder crear un proyecto, una obra, sólo hay que seleccionarlos, armonizarlos y crear un nuevo orden entre ellos, y eso lleva su tiempo...

El niño toma de la familia valiosas semillas que los papás y las mamás entierran amorosamente en su interior, con el deseo que todas esas creencias y valores le acompañen durante su vida y le permitan crecer con fortaleza y seguridad, nutriéndose también de las relaciones con su entorno.

Durante la adolescencia, los niños y niñas ya crecidos necesitan  interrogarse sobre todo lo recibido hasta entonces para poder crear su propio semillero, su propio estilo de vida, y eso lleva un tiempo... Así que necesitan ponerlo todo patas arriba, cuestionar e incluso oponerse al modelo familiar, es la manera que tienen de separarse de papá y mamá para poder conquistar la propia autonomía personal, para poder integrarse más tarde al mundo de los adultos con una identidad propia.

La habitación del hijo adolescente es un reflejo de este proceso de transformación interior, el desorden que impera nos habla de cómo se siente él interiormente, "en reformas"... El adolescente necesita crear un nuevo orden, un orden propio y personal, auténtico.

Es necesario que los padres aceptemos este desorden como una etapa evolutiva en el desarrollo de nuestro hijo, y que no nos desesperemos ni lo tomemos como una provocación o ataque personal. Todas las semillas que hemos plantado durante la crianza de nuestro hijo siguen en su interior, y es importante que confiemos que él o ella las sabrán tomar cuándo y cómo las necesiten, y que quizás algunas de ellas permanecerán enterradas por largo tiempo...

El adolescente necesita apartar a mamá y a papá para demostrarse a sí mismo y a nosotros que puede caminar solo. Es importante que nosotros internamente nos alegremos, y que de manera gradual y progresiva vayamos dando los permisos para que él o ella hagan sus exploraciones y sus conquistas. El desorden de la habitaciónes un indicador de  que todo marcha bien...de que el proceso de independencia ha empezado.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada