Psicomotricitat

PSICOMOTRICIDAD EMOCIONAL I TERAPEUTICA:
Orientada a niños y niñas que muestran malestar o sufrimiento en la relación con su entorno, bien por un exceso (invaden al otro) o bien por un defecto (se inhiben o retiran). Son niños y niñas que tienen dificultades para encontrar un lugar de calma y bienestar en la familia o en la escuela.

La sala de psicomotricidad ofrece al niño un espacio de seguridad física y emocional donde puede explorar, experimentar, desplegando su juego espontáneo y expresando sus necesidades y deseos más profundos. La psicomotricista lo mira, lo escucha, lo acoge, le pone límites, lo acompaña en su proceso de maduración personal, creando un vínculo de aceptación que invita al niño a abrirse al placer del movimiento y del intercambio con el otro y con el entorno.



La Psicomotricidad Terapéutica de Bernard Aucouturier:
El niño vive, se expresa y se manifiesta a través de su cuerpo. El cuerpo le permite explorar, entrar en contacto, retirarse, sentir, emocionarse... conectar con el placer de ser él mismo y de entrar en relación con el otro.
El cuerpo es la llave que nos conduce a la emoción y a la cognición. El cuerpo nos contiene y nos abre a la comunicación, es el que manifiesta el placer y el malestar, el dolor, la tristeza, el miedo, la alegría,....
A través de la expresividad motriz el niño nos muestra su historia personal, nos abre su mundo interior, y desde allí podemos acompañarlo en su proceso de autodescubrimiento y de conquista del mundo exterior.
La Terapia Psicomotriz permite que el niño se exprese, se muestre tal y como es, siendo  acompañado en su camino hacia la autorregulación y el bienestar personal.